Conoce a los nuevos integrantes de ADECO

Presentamos a los nuevos miembros de la Academia de Derecho y Consumo de la Fundación Fernando Fueyo Lanieri (ADECO), quienes se unieron a las distintas coordinaciones de trabajo.


ADECO es el proyecto en el que hemos reunido a un número importante de alumnos con el objetivo de comentar, publicar, y trabajar temas relacionados con el derecho privado del consumo. Han sido más de 30 alumnos, contando además con la participación de distintos académicos en instancias como conversatorios y algunas actividades prácticas adicionales a cada coordinación.

Este año, en ADECO dimos la bienvenida a nuevos alumnos, quienes postularon y fueron seleccionados para trabajar dentro de las distintas coordinaciones que el proyecto ofrece. De este modo, entrevistamos a Mario Torres (M.T), Arturo González (A.G), Elisa Vergara (E.V) y Paula Godoy (P.G), para saber sus intereses y opiniones acerca del proyecto.

Collage

¿Cuál es la visión que tenías sobre ADECO?, ¿Ha cambiado esa opinión ahora?

M.T: En un principio pensaba que ADECO tenía una trascendencia más que nada a nivel de universidad y no tanta a nivel judicial, pensaba que los jueces no investigaban lo que hace una universidad. Mientras he estado en la Academia, aparte de aprender todo lo enseñado, he aprendido su importancia no solo para los estudiantes y lo que nosotros vamos aprendiendo, sino que también a nivel judicial, para que los magistrados tengan parámetros y conocimiento en los temas que se tienen que pronunciar.

A.G: Cuando uno ve ADECO desde afuera piensa que es una academia donde puede poner en práctica algunos conocimientos, sin embargo, otorga a los alumnos distintas habilidades que uno no estudia en el pregrado, así como también permite que los alumnos estudien otras áreas que no vemos normalmente o de manera súperficial como lo es el derecho del consumo. Uno logra darse cuenta de la verdadera profundidad que puede tener un área del derecho que parece muy acotado y referido simplemente una ley. Uno a veces no contempla las reales implicancias que puede tener tal rama del derecho en la vida cotidiana de las personas.

E.V: Conocí la academia porque tuve todos los civiles con la profesora Francisca Barrientos, sabía que era una academia dedicada al derecho de consumo, pero no más que eso. Al ingresar me he dado cuenta que es muy útil, que te entrega muchas herramientas en la vida cotidiana.

P.G: Yo antes no conocía la academia y solamente sabía que la profesora trabajaba ahí, y al ingresar me di cuenta que es un lugar de mucho aprendizaje, vemos varias cosas que se ven en la práctica más que en lo teórico y es súper útil, muy entretenido y un ambiente muy grato.

¿Cómo se relacionaría tu participación en ADECO con tu proyecto laboral en el futuro?

MT: Una de las primeras cosas que ADECO enseña son las habilidades blandas, ya que la universidad no enseña a estudiar contratos o redactar ciertos escritos, en cambio en la academia si lo han enseñado y así en el futuro podremos identificar con mayor facilidad, por ejemplo, ejemplo tipos de cláusulas abusivas.

A.G: Las cosas que se aprenden dentro de la Academia pueden tener mucha utilidad en la vida profesional sobre todo en el derecho del consumo. En la academia se aprenden muchas cosas respecto de cómo funcionan las cláusulas que normalmente no vemos o pasamos por alto y otras que parecen abusivas y que en realidad no lo son. Todo esto significa que en el ejercicio profesional uno ya egresa con una práctica en el cuerpo, cosa que en un alumno promedio se tendría que empezar desde cero.

E.V: Estar en la Academia me amplió otra rama del derecho que no conocía tanto, sí me proyecto trabajando en el área del consumo, y considero que la academia me ha entregado herramientas profesionales y me ha ayudado a forjar relaciones.

P.G: Vemos varias cosas desde la práctica y siento que eso nos prepara mucho para cualquier estilo de campo laboral, también las relaciones que tenemos son muy de equipo, nos aportamos todos y no solo nos entrega herramientas intelectuales. También se nos entrega herramientas sociales. A mí me serviría mucho puesto que encuentro muy interesante la idea de trabajar en un servicio público como por ejemplo el SERNAC, lo encontraría muy interesante y siento que la academia nos brinda todas esas herramientas.

¿Qué tan importante crees que son los proyectos como ADECO en la carrera de derecho?

M.T: A mí me parece que independiente del área, las academias son un aspecto práctico que le hace falta a la universidad en general porque en la universidad nos enseñan solamente lo que sería la doctrina, lo teórico, y últimamente la universidad ha estado aterrizándolo a los práctico. Siento que a la Universidad le hace falta dar un paso más hacia la práctica y eso es lo que ADECO nos permite, lo lleva más allá de lo que dice la doctrina y la jurisprudencia, nos lleva a nosotros a interpretar y a pensar, lo que es un ejercicio que no siempre se hace en la malla de una carrera de pregrado.

A.G: Sin duda es necesario agregar más academias en las distintas áreas de las facultades de derecho, porque estas cumplen una labor distinta a la labor del aula. Las academias generan otra perspectiva del derecho en el cual se pueden centrar más desde una perspectiva en lo laboral, mientras que las aulas generales una perspectiva mucho más como alumno. Las academias sin duda fortalecen lo que es el aprendizaje del derecho y también ofrecen una oportunidad en el ejercicio laboral.

E.V: Estoy de acuerdo en que existan más academias en todas las áreas del derecho en las universidades. Considero que uno en la universidad está 5 u 8 años, se estudian los ramos, se internalizan y se obtiene una nota, pero falta muchas cosas práctica y, ante esos vacíos, las academias son las instancias para canalizar esas necesidades.

P.G: Hoy en día los estudios están pidiendo cada vez más procuradores en áreas especializadas, entonces las academias más que ayudar en el desarrollo de la universidad aparte de la investigación, ayudan a los mismos estudiantes a desarrollarse y conocer más allá del ámbito básico que nos entregan las universidades.

Según tu opinión ¿en qué podría mejorar ADECO?

M.T: En un principio creo que lo que le falta es un tema de difusión para saber de qué se trata la academia. Cuando se mandó el mail indicando las postulaciones tenía una idea de que se trataba, pero postule porque no había tenido la instancia todavía de tratar el tema de consumo, llevo esperando a que salga el electivo de nuevo y esto es lo más próximo que he tenido para acercarme al derecho del consumo. Igual uno tiene un desconocimiento y muchos prefieren no meterse en un área donde no saben y seguir con su vida.

A.G: Yo creo que lo único que la falta a la academia es más difusión respecto de las formas de ingresar, muchos están al tanto de la labor que cumple la academia, pero no tienen tan claro las formas en las que pueden ingresar, las fechas de postulación, y las instancias para participar en charlas.

E.V: Yo creo que a la academia le falta más difusión, uno sabe que se dedican al derecho del consumo, pero no hay una idea de las diferentes áreas a las que uno se puede incorporar. Conocer eso sería muy útil sobre todo para efectos de motivación de los alumnos, el saber a qué van y a qué se van a enfrentar ayudaría bastante.

P.G: A mí me paso que no sabía nada de consumo al ingresar a ADECO y entré de golpe a trabajar en algo en lo que no sabía nada entonces quizás faltaría una preparación previa al trabajo, que a veces llegar de golpe a trabajar no es tan malo porque uno aprende más, pero en otros casos puede ser malo.

Recién abrimos nuestras reuniones a estudiantes que tienen interés en la Academia. ¿Qué te parece este tipo de instancias de vinculación?

M.T: Creo que es muy útil que se abran las reuniones a los alumnos nuevos que quieren, porque para solucionar el problema anterior es necesario que los alumnos vengan y sepan cuáles son las áreas de edición de la academia.

A.G: Yo creo que la iniciativa de abrir las reuniones es buena, no solo solucionan el problema de la difusión sino que permite que los alumnos puedan desde antes participar en la calidad de oyentes de la academia y vayan aprendiendo de apoco algunas nociones de derecho de consumo, cosa que cuando puedan participar como alumnos regulares ya tendrán algunos conocimientos básicos.

E.V: Es importante abrir las reuniones a gente nueva porque muchos quizás sienten que no aprovecharon el tiempo en la facultar, por no conocer todos los espacios que esta les brinda, puesto que uno no sabe qué hacen las academias o el Semillero de derecho procesal. Saber en que trabajan este tipo de grupos es súper enriquecedor.

P.G: Encuentro muy positivo porque soluciona el problema del golpe en el trabajo, si permitimos que alumnos de segundos comiencen a aprender de a poco a ellos no les va a dar susto en un determinado momento y va a ser más fácil que la gente comience a postular si conocen el trabajo que se va a realizar.